Seguinos
Para aquellos que quieren mejorar sus marcas, una de las claves para seguir mejorando es ganar músculo y perder grasa.

  
El principal error de muchos corredores es que no asoman por el gimnasio y el trabajo con pesas es un trabajo muy necesario. Correr implica un estrés para músculos y articulaciones, si aumentamos en cierto grado nuestra masa muscular nos va a venir bien para ganar potencia y resistencia.

La carrera es una actividad que quema muchas calorías por tanto no será fácil ganar músculo si solo realizamos esta actividad. Como hemos dicho antes, el trabajo de gimnasio es fundamental. No se trata de ir al gimnasio todos los días y mover mucha carga en los ejercicios, es más bien saber elegir ejercicios que trabajen los músculos de la carrera y meter el peso adecuado.

Lo ideal para un corredor es ir 2-3 veces por semana al gimnasio, incluyendo ejercicios globales que trabajen grandes grupos musculares: sentadillas, dominadas, Press de Hombro, flexiones, press militar o remo. Los ejercicios compuestos también son una buena solución.



Se puede plantear un día de gimnasio para trabajar en circuito, es decir, encadenar 7-8 ejercicios que trabajen los principales grupos musculares haciendo 15-20 repeticiones en cada ejercicios y descansando un minuto entre ellos. Estos ejercicios se pueden plantear con peso libre. Después de completar un circuito se descansan 3-4 minutos de repetimos el circuito un par de veces más.

Un ejemplo de circuito puede ser el siguiente: Press de banca, sentadillas, curl de biceps, press tras nuca, máquina de extensión para cuadriceps, abdominales, máquina de flexión para isquiotibiales y remo al pecho. Con este circuito se va a pretender mejorar la fuerza-resistencia.



Perder un kilo de grasa

Aunque los corredores suelen estar bastante finos, puede que la mala alimentación lleve a tener algún kilo extra de grasa, algo que es un lastre para entrenamientos y carreras. Con algunos hábitos básicos podemos limitar el porcentaje graso y hacer que seamos más ligeros a la hora de correr.



Como después de un buen entrenamiento el cuerpo se queda seco a nuestro cuerpo le apetecen alimentos ricos en calorías, que suelen ser también ricos en grasas, algo que aunque en parte luego quemaremos, también vamos acumulando.

Si entrenamos por la mañana y el resto del día no hacemos nada es importante que a partir del almuerzo reduzcamos la cantidad de azúcares simples y grasas que consumimos, primando entonces los hidratos de carbono complejos y las proteínas, sobre todo las de alta calidad.

Grasas: debemos optar por aquellas más saludables: aceite de oliva, frutos secos o pescado. 


Estas aportan una mejora en el rendimiento y es un ejercicio perfecto para poder quemar más grasa. Así que, puede ser útil para cualquier corredor para “avisar a esas piernas que se moverán rápido”.


Los maratonianos, tienen muy poca masa muscular y consiguen quemar grasa con ejercicios muy largos a intensidades bajas. Mientras, los atletas de 200 y 400 metros, tienen mucha más masa muscular y queman la misma grasa con ejercicios muy cortos a intensidades muy elevadas.
Uno de los ejercicios más usados por los velocistas son las series de 300 metros. En este tipo de series, nuestro cuerpo utiliza todos los sistemas energéticos disponibles. Un 20% el sistema anaeróbico aláctico, un 45% el sistema anaeróbico láctico y un 35% el sistema aeróbico.

Beneficios de las series de 300 metros
Al utilizar un 45% el sistema anaeróbico láctico, se generan granes cantidades de lactato. Se ha demostrado que gracias a dichas cantidades, se libera de forma natural más hormona de crecimiento durante el ejercicio y en las siguientes 24 horas lo que provoca una mayor quema de grasas y facilita la conservación de la masa muscular.
Se reclutan fibras musculares de tipo IIb que hacen que la construcción de masa muscular sea más sencilla incluso en dietas de definición.
Al tener que reparar un número mayor de microfibras musculares y eliminar todo el ácido láctico de nuestros músculos hace que quememos muchas calorías horas después de haber realizado el ejercicio.

Aumenta el tamaño de las mitocondrias.
El cuerpo se hace más eficiente liberando energía y es menos propenso a almacenar grasa corporal para obtener energía. Esto significa que no sólo oxida la grasa, sino que también impide que el cuerpo almacene grasa nueva.
Si no se abusa de ellas y se realizan los entrenamientos adecuados son menos catabólicas que los entrenamientos cardiovasculares de larga duración con lo que preservaremos mejor la masa muscular
Mejora el rendimiento deportivo proporcionando más velocidad y potencia aeróbica.

Recomendaciones en las series de 300 metros
Tener cuidado las personas que nunca probaron estas series. Tenés que empezar con mucha precaución porque el cuerpo necesita un tiempo para adaptarse a este tipo de intensidad.

Realizar un buen calentamiento. 
Diez minutos de carrera, variando la intensidad, y diez minutos de estiramientos dinámicos y/o balísticos, lo mínimo para poder empezar un buen entrenamiento de series.
Comenzar los dos primeros días, cinco o seis series de 300 metros pero a una intensidad moderada. También lo podés combinar con alguna serie más explosiva, de 100 y 200 metros. Posteriormente, podés ir incrementado, poco a poco, la intensidad y el volumen del entrenamiento.

Probar este tipo de entrenamiento un día a la semana y verás como en pocas semanas disminuís nuestro porcentaje de grasa y mejorás un nivel de forma física excelente.


Hoy les presentamos a Gabriela Morelli. Ella es Licenciada en Administración de Empresas y Decoradora Floral. Tiene 47 años, está casada y tiene 2 hijos (de 19 y 17 años).
Como ya nos contaron #RunnersViajeros, no despacha las cosas que va a usar en la Maraton (zapatillas, shorts, medias, brazalete y auriculares para escuchar musica).
Estuvo corriendo la Media Maratón de Palm Beach y acá nos cuenta su experiencia:  

Media Maratón Palm Beach
Comparto junto con mi marido Miguel la pasión por el running y tratamos de correr dos medias maratones al año fuera del circuito nacional. Participamos en New York, Rio, Santiago de Chile, Punta del Este y Las Vegas . Ello nos permite vivir distintas experiencias en cada una de ellas desde el paisaje, su gente, la organización, los corredores. 

Este año elegimos correr en Palm Beach, una experiencia distinta desde el momento de la inscripción . La organización nos mantuvo informados desde un primer momento mediante mails informándonos de todo, desde recomendaciones para alojarnos , alquilar autos con descuentos , hasta cupones para hacer compras. Al acercarse la fecha nos enviaron instrucciones claras para sobre la carrera y retiro de chips. 

Un aspecto que no quiero dejar de destacar es la expo que se realizó durante el viernes y sábado anterior en el Meyer Amphitheatre, que está ubicado en el downtown sobre la bahía del lago Worth. Allí podías retirar tu número de corredor, remeras sin ninguna pérdida de tiempo y luego recorrer los stands de promoción que instalaron sponsors y comerciantes. 

Media Maratón Palm Beach


El domingo temprano llegamos a la zona de salida, encontramos lugar para estacionar a 2 cuadras de la salida. Todo organizado muy correctamente. La onda de la gente espectacular y el clima acompaño. El recorrido es muy lindo dado de que se recorre el distrito histórico y residencial de west palm beach y luego se sigue por el bayshore hasta alcanzar la llegada. A pesar de que la temperatura no era muy elevada, en cada milla te encontrabas con puestos de hidratación y geles. Y en los últimos km Toallas congeladas para refrescarse. 

Durante el circuito había mucho apoyo de la gente y varios puestos con música en vivo. La zona de llegada también estaba muy bien organizada y se circulaba con mucha facilidad. Al finalizar recibías la medalla y podías disfrutar de un plato de pastas, frutas y bagels. 

Media Maratón Palm Beach

Media Maratón Palm Beach


La organización de la carrera es de lifetime y algo que me pareció muy bueno y que no vimos en otras, es que se emitía informes del avance de cada corredor en Facebook y twitter. Cuando terminàs también podes solicitar tu tiempo oficial. 48 horas después recibis un mail con las fotos que te sacaron y las podés bajar gratuitamente. 

Por todo lo relatado es esta carrera una linda Experiencia para vivir y no dudo en volver a repetirla.

Media Maratón Palm Beach

En los Planes de entrenamiento para corredores el volumen de carga se suele expresar en kilómetros a la semana o kilómetros al mes. El volumen es importante, debe ser progresivo y es importante no pasarse, ya que pueden aparecer las lesiones.

Los kilómetros semanales que podemos correr dependen de nuestro estado de forma y del objetivo a conseguir, no es lo mismo una persona que empieza de cero y quiere ponerse en forma que alguien que quiere correr su primera media maratón. De forma general podemos seguir estas indicaciones:

Empezar a ponerse en forma: con 15-20 kilómetros a la semana estará más que bien, esto significa salir a correr 3-4 veces por semana haciendo 4-5 kilómetros. Con esto conseguiremos empezar a activar y mejorar el sistema aeróbico, que es el principal para contar con una buena forma física y salud. Incluso al principio podemos hacer una parte corriendo y otra trotando. Con el paso del tiempo subiremos uno o dos
kilómetros más a la semana.

Mantenerse o mejorar la forma física:
Aqui ya podemos jugar con correr entre 20-30 kilómetros a la semana. Lo que significa salir a correr 3-4 veces por semana haciendo 7-8 kilómetros. Con este volumen ya suponemos que contamos con una base aeróbica, sólo hay que pedirle un poco más al cuerpo para mejorar o simplemente mantenernos.

Mejorar el rendimiento
También va a depender de la prueba que queramos preparar, pero de forma general estaremos entre los 30-60 kilómetros semanales. Sería salir a correr de 4 a 6 veces por semana haciendo 8-15 kilómetros por sesión, aunque dependerá de nuestro plan de entrenamiento. No se recomienda hacer más de 80 kilómetros semanales, al menos a nivel amateur.

Hacer más no siempre significa hacerlo mejor, el cuerpo necesita asimilar los entrenamientos y si son demasiado extensos puede tardar mucho en recuperar o entrar en un estado de fatiga crónica. El volumen de entrenamiento óptimo junto con una adecuada intensidad es la clave para ponernos en forma o aumentar nuestro rendimiento.




Algunos factores que influyen para entrenarla.
Hay numerosos factores que afectan la velocidad de carrera, entre ellos, algunos que no podemos modificar y tienen que ver con nuestra morfología.

Entre los factores que afectan nuestra velocidad encontramos aquellos que son hereditarios y evolutivos, es decir, que nacen con nosotros y que no podemos entrenar o desarrollar después y también, hay cualidades modificables que podemos entrenar si buscamos ser más rápidos.

No modificables
 

  • El sexo, ya que si bien hasta la pubertad no muestra diferencias, a partir de la pubertad las mujeres con su carga hormonal superan en velocidad a los hombres. pero después, por sus hormonas y su mayor porcentaje muscular, los hombres tienen más potencial para desarrollar mayor rapidez y velocidad de carrera.
     
  • Proporciones corporales favorables como por ejemplo extremidades más largas que permiten un mejor y mayor impulso.
  • Porcentaje de fibras musculares rápidas que algunas personas, como por ejemplo, los jamaicanos, poseen en mayor proporción y ello los hace más rápidos, pues les permite trabajar a alta intensidad y en poco tiempo sin inconvenientes.

Factores que podemos entrenar

Hay otras cualidades entrenables que afectan nuestra velocidad, por ejemplo:
 

  • La motivación puede ayudar en gran manera, una persona motivada para correr concentrará sus sentidos en su desempeño, y podrá tener mayor fuerza de voluntad para superar mentalmente las resistencias.
     
  • La técnica deportiva puede influir mejorando la velocidad si favorece las capacidades coordinativas y un gesto preciso. Esta cualidad puede ser perfectamente entrenable para lograr mayor velocidad.
     
  • Temperatura corporal que permitirá tener una adecuada elasticidad y extensibilidad de los músculos y tendones, así como mejorará la capacidad de reacción y el metabolismo. Por ello, un adecuado calentamiento puede mejorar la velocidad de contracción muscular y volvernos más rápidos.

Como podemos ver, dentro de los factores que afectan la velocidad, hay muchos sobre los que podemos actuar, pues podemos entrenar la mente para ser veloces, así como también, hay diversas modalidades de entrenamientos y/o ejercicios que ayudan a desarrollar velocidad. Tampoco podemos olvidar lo importante que es tener un buen calentamiento y tener los sustratos energéticos adecuados. 



La Cadencia puede variar de un corredor a otro, dependiendo de la longitud de zancada, la altura y otros factores. 
Trabaje en su volumen de negocios de la pierna siguiendo unos sencillos pasos.
Llegado a una meseta en su funcionamiento?
Siente como si estuvieras penosamente a lo largo mientras otros flotan?
Quieres una forma rápida, fácil de conseguir más rápido?
El aumento de la cadencia puede ser justo lo que necesita.

La cadencia es el número de veces que su pie golpea el suelo en un período de tiempo determinado, generalmente medido por minuto. Debido a que el movimiento hacia delante sólo ocurre cuando tus pies golpean el suelo, es necesario que  los tengas fuera de la tierra lo más rápido posible.
Su capacidad de altura, el peso, la pierna y la longitud de zancada y funcionando determinará su cadencia óptima. Corredores de todos los días caen generalmente entre 160 a 170 pasos por minuto, mientras que los corredores de élite golpean el suelo alrededor de 180 pasos por minuto o superior ó conseguir por encima de 200 a las velocidades más rápidas.

Determine su cadencia
En su próxima carrera, contar el número de veces que cada pie golpea el suelo. Para hacerlo más sencillo, elegir bien su pie derecho o izquierdo, cuente el número de veces que se golpea el suelo en un minuto y que se multiplican por dos. Esta es la cadencia de entrenamiento.
Hay una diferencia entre una cadencia formación y una cadencia ejercicio de velocidad / carreras. En general, la velocidad de su cadencia de entrenamiento / carreras será más rápido. Determine su cadencia para ambos tipos de carreras.

Mejore su cadencia
Mejorar la cadencia no es difícil, pero toma tiempo. Date de seis a ocho semanas para que tu cuerpo se adapte a la nueva cifra de negocios. Hay varias maneras de introducir una cadencia más rápida en tus carreras. 

Utilice un metrónomo
metrónomo A es un dispositivo que produce un número predeterminado, bate o clics por minuto que le permiten entrenar al mantener un ritmo constante de su cuerpo puede reconocer. Metrónomos son grandes porque usted no tiene que contar el número de pasos que das por minuto. Sólo tienes que configurar el número deseado de latidos por minuto y correr al ritmo.
Otras opciones además de golpes y clics incluyen equipo de música a un determinado número de latidos por minuto.

 Visualizar
Visualización, también llamado la imaginación guiada, es el ensayo mental de una actividad. Los atletas utilizan la visualización para imitar un resultado deseado de una sesión de carrera o entrenamiento, o simplemente para relajarse. A través de la visualización, a entrenar a su mente y cuerpo para realizar la habilidad que se está imaginando.
Los estudios con los cuerpos de los atletas visualizar actuaciones mientras estaban conectados a un monitor de mostrar que imita visualización del estrés de una carrera real. Sus corazones laten más rápido, respiraciones mas rápidas,  los músculos se contraen como si estuvieran corriendo una carrera.
Visualízate corriendo con una cadencia más rápida y observe cómo su cuerpo se adapta automáticamente al ritmo en su mente.

Ir despacio
Para evitar lesiones, aumentar la cadencia en no más de cuatro y cincuenta y ocho pasos por minuto. No trates de obtener su cadencia de hasta 180 golpes por minuto en una sesión. Los aumentos en el tiempo y la distancia también deben ser graduales.
Por ejemplo, comience ejecutando un minuto a una cadencia más rápida, regreso a su cadencia original para tres a cinco minutos, y luego correr a la cadencia más rápida de nuevo. Juega con el tiempo para ver lo que funcione mejor.

Otra opción sería aumentar la cadencia por la distancia. Por ejemplo, ejecute cada tres millas a una cadencia superior. La clave está en seguir haciendo de la duración de tiempo / distancia más larga hasta que toda su carrera se realiza a una cadencia superior.
Su cuerpo puede necesitar de seis a ocho semanas para adaptarse a su cadencia más alto, pero se va a adaptar y formar parte de la memoria muscular.

Cuando le enseñas a tu cuerpo cómo hacer algo, como andar en bicicleta o correr a un ritmo más rápido, se crea una hoja de ruta fisiológica puede dibujar en cualquier momento. Así que la próxima vez que se alinean para un fondo o una carrera, seguramente no tendrás que pensar en tus piernas dando vueltas rápidamente; que ya lo hará.


Ya sabemos de la importancia de los ejercicios de musculación para la mejora de nuestra condición física y los beneficios que suponen dentro de la técnica de carrera y la prevención de lesiones. Con este ejercicio pretendemos potenciar esa musculatura tan importante en la carrera y evitar cualquier tipo de lesión ocasionada por falta de tono muscular.





¿Dónde se encuentran los isquiotibiales y cuál es su función?



Los isquiotibiales se localizan en la parte posterior del muslo y están formados por tres músculos;bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso. Todos estos músculos tienen la misma función, la flexión de rodilla. Por tanto, están presentes en todo momento durante la carrera.

En las salas de musculación nos encontramos con diferentes máquinas para el trabajo de esta zona, pudiéndose realizar desde tumbados, de pie o sentados. En esta ocasión nos vamos a centrar en la máquina de tumbados, introduciendo una variante para hacer hincapié en la fase excéntrica del movimiento.

La fase excéntrica o negativa es cuando el músculo se está alargando durante la contracción muscular. La fase excéntrica de un ejercicio es aquella que va a favor de la gravedad, en este caso cuando bajamos la resistencia que tenemos en los talones.



El ejercicio consiste en realizar la flexión de rodillas para llevarnos la resistencia hasta la parte inferior del glúteo con ambas piernas (contración concéntrica) introduciendo la variante de realizar el descenso (contracción excéntrica) con una sola pierna. El trabajo excéntrico nos va a ofrecer una mayor calidad muscular evitando lesiones en esta zona del cuerpo.

Es muy importante en este ejercicio la velocidad de movimiento del mismo. El ejercicio se tiene que realizar de manera controlada, sobre todo la parte excéntrica. Generalmente el descenso tiene que durar el doble que la subida. Una buena forma de controlar el movimiento es contando “2” durante la parte concéntrica y contando “4” durante la parte excéntrica”.

Por último, tenemos que tener presente que este tipo de ejercicios, por su carácter excéntrico, dañan muchas fibras musculares , por lo que las primeras veces no tenemos que abusar de ellos y realizarlos siempre alejados de alguna prueba importante.

Comenzas a correr y aparecen los dolores.

Si hace poco que te has iniciado en esto de correr lo más seguro es que hayas notado alguno de estos dolores en los primeros días de entrenamiento. Son dolores que aparecen en el corredor novato porque el cuerpo no está acostumbrado o por no correr de forma adecuada. Con algunos de estos dolores tienes que tener mucho cuidado y con otros simplemente hay que dejar pasar el tiempo.

Si nos iniciamos en la carrera de forma progresiva y con el equipamiento adecuado, la mayor parte de estos dolores serán mera anécdota.

Dolor muscular de origen retardado

Es el dolor más característico en los primeros días de carrera. Los dolores musculares después de correr son consecuencia de la cantidad de fibras musculares que han sufrido desperfectos por no estar acostumbradas a correr y que te ocasionan pinchazos incómodos. Suelen aparecer a las pocas horas o al día siguiente. No es un dolor peligroso ni tenemos que parar la actividad, simplemente nos ocasionan cierto malestar.

Con molestias musculares pero que no nos impiden la normalidad de los movimientos indican que nos hemos pasado mucho con la intensidad del entrenamiento y van a afectar a los movimientos del día siguiente, haciendo que pongamos cara de dolor tras cualquier movimiento.

Lo primero que podemos hacer para prevenirlas es controlar la intensidad y duración de los primeros entrenamientos, donde es aconsejable no pasar de los 15-30 minutos y a un ritmo muy suave en el que en ningún momento notemos fatiga. Después podemos realizar ejercicios suaves de estiramientos que comenzarán a mejorar la recuperación muscular. En la ducha también podemos prevenir o paliar los dolores del día siguiente haciendo baños de contraste con agua fría y caliente para que le circulación limpie el músculo de metabolitos. Y si al día siguiente notamos dolor, hacer un ejercicio suave que implique esos músculos ayudará a deshacernos antes del dolor.

Saber diferenciar el tipo de dolor al correr

El corredor debe aprender a distinguir el tipo de dolor. No será lo mismo el dolor que al día siguiente tenemos debido a las molestias musculares que un dolor en el interior de la rodilla que nos molesta cuando volvemos a salir a correr.

Siempre es mejor pecar de precavido y ante una molestia que nos impide correr con normalidad dejar pasar un par de días para ver si remite y en caso contrario ir al médico o especialista para que diagnostique qué es lo que puede estar ocasionando dicho dolor y si debemos parar nuestros entrenamientos de carrera. 



En muchas ocasiones hable de la importancia de realizar una evaluación previa si nos vamos a lanzar a practicar deporte. Vamos a proponer la realización de un sencillo test para medir la fuerza abdominal.

Saber hasta donde podemos llegar nos ayudará a la hora de determinar una u otra rutina de entrenamiento abdominal. No todos los ejercicios están pensados para todas las personas, ya que algunos de ellos son más intensos y por lo tanto deben realizarse por gente que tiene más desarrollada la aparte abdominal. Hacer ejercicios de nivel avanzado lo único que nos puede deparar es trabajar mal la parte abdominal, no avanzar en los entrenamientos y llegar hasta lesionarnos.

La prueba para evaluar los abdominales es muy sencilla, cualquier persona la puede realizar y ver el grado que tiene de fuerza.

Simplemente tenemos que acostarnos boca arriba con los pies apoyados en una pared de forma que queden a 90 grados del cuerpo.
En esta posición, y alargando los brazos hacia delante, tocando la pared, intentaremos levantar los brazos tocando la pared lo máximo que podamos. Es importante que marquemos hasta donde llegamos para tenerlo en cuenta de cara a la evaluación.

Seguramente que muchos de nosotros no somos capaces de elevar las manos por encima de las rodillas, los hombros no los despegamos del suelo, no se acerca el esternón al pubis… En este caso nuestra fuerza abdominal es baja, por lo que la intensidad de los ejercicios que vamos a realizar tiene que ser inferior. Simplemente tenemos que centrarnos en ganar fuerza en esta parte, poco a poco la conseguiremos con trabajo y paciencia.


Si por el contrario logramos despegar los hombros del suelo y juntar el esternón con el pubis, pero no mantenemos el equilibrio, y conseguimos superar las rodillas al elevar las manos, tendremos una fuerza abdominal media. En este caso la intensidad de los ejercicios debe ser mayor, y ya podemos intentar realizar rutinas de entrenamiento más complejas, siempre enfocadas a aumentar la fuerza muscular.

Por último tendremos una fuerza abdominal alta si logramos despegar toda la parte de los hombros, apoyar las manos por encima de las rodillas, y apoyados en la zona lumbar, logramos mantener esta postura durante unos segundos. Para las personas que logren hacer esto el entrenamiento abdominal debe ser el más avanzado de todos. Podemos realizar ejercicios complejos sin morir en el intento.

Desde luego que la genética tiene un papel importante en la fuerza abdominal igual que en el resto del cuerpo, pero también un entrenamiento adecuado son la base de un buen desarrollo abdominal.


Fuente: Músculos, Pruebas Funcionales y Dolor Postural, Kendalls.
Sabrina es una profe de educación física de 26 años que vive en Puerto Madryn y que cumplió el sueño de correr un maratón con su mamá. Corrió nada menos que el K42 de Salomon en Villa La Angostura y acá nos cuenta como fue la preparación de ella y de su madre para esta hazaña:

Mi mamá siempre fue mi guía, mi sostén, mi amiga, mi compañera de todo y cuando digo TODO, es TODO
Se ve que por eso yo tenía un sueño o mejor dicho dos sueños desde que fui mamá de Emma hace un año. Llegar corriendo una maratón de la mano de mi mamá y con mi hija en brazos. 
Fue así como le dije: anotate en los 42km de Villa La Angostura. Ella, sin haber corrido nunca 42km, cabeza dura como es, fue y se anoto. Y si para correr 42km hay que ser cabeza dura o no? Ella sabía ni como era el recorrido, ni que clima hacia en esa época, ni cómo iba a llegar, solo sabía que tenía 4 meses para entrenar. 
Bajo las ordenes del profe Diego Santoro, y con todo mi apoyo y el de la familia, arrancó.

K42 Salomon Villa La Angostura


Constante, 6 am todos los días, con el frio y viento que nos caracteriza en Puerto Madryn, se calzaba las zapas y salía. Sola o acompañada. Sin importar NADA. Así lento como ella cree que corre, pero siempre cumpliendo paso a paso su plan. Yo por mi parte hacia lo mismo. En setiembre salimos a correr 30km, era su primer gran desafío. Fuimos juntas con mi grupo de running. Por varios motivos, no lo logró. Estaba con bronca, enojada, preocupada y con sed de revancha. Y la tuvo. En octubre hizo 30km. Pero, seguían los miedos. 

Un feriado del mes de octubre (creo) trabajando en el local de ropas que tenemos, mate de por medio le dije :”MAMÁ YO QUIERO ACOMPAÑARTE TODA LA CARRERA, LOS 42KM”… ella enojada, me dijo “No. ¿Cómo me vas a acompañar?, vos corres rápido, vos hace tu carrera" Yo nunca le había contado mi sueño a mamá. 
A mi no me importaba ir más rápido. Mas enojada que ella le dije “BUENO SI NO QUERES NO TE ACOMPAÑO”…y entre lagrimas y con el mate en la mano me dijo, “SI CLARO QUE QUIERO, ME ENCANTARIA”…un abrazo fuerte hizo silencio. 

Solo quedaba seguir entrenando. Así llego el 15 de noviembre. Día de la carrera, 8 AM. Sabía que mamá estaba nerviosa, lo había estado toda la semana, o mejor dicho todo el mes... bueno, creo que desde que se inscribió solo REPITIO “QUIERO LLEGAR Y QUE SE TERMINE"

K42 Salomon Villa La Angostura


Yo también tenía mis nervios. Quería cumplir mi sueño y el de mi mamá. Quería que ella vea que si quiere, puede. Que todo está en uno. Y que quiebre esa barrera de los 30KM. Sabia que podía ser un quiebre en su vida, y que después de esto no la iba a parar nadie. Mis tres hermanos estaban nerviosos, mi papá estaba nervioso, sabían que era una carrera dura de MONTAÑA Y DE ASCENSO AL CERRO BAYO. Yo intentaba mantener la calma. 
Me despedí de mi esposo, de mi hija, mi papa, y nos fuimos a la largada 3, 2, 1… LARGAMOS!
 
Dura carrera, durísima. Subidas, bajadas, 12km de ascenso constante. Juro que pensé que no la terminaba. Pero saben que?? No la acompañe a mi mama. Ella me acompaño a mi. Hizo un carrerón. En un momento pensé… QUE HUEVOS QUE TIENE MI MAMA!!!. Me siguió paso a paso, con sus talones ampollados y con sangre, sus cuádriceps rotos, pero en su cabeza veía lo mismo que yo, eso que no queríamos ni pensar para no quebrarnos. Pero después de 7 H 50 MIN DE CARRERA, SE DIO. LA LLEGADA A LA META LAS DOS JUNTAS, Y YO CON MI HIJA EN BRAZOS. MAMA, HIJA y NIETA

K42 Salomon Villa La Angostura

Creo que si lo soñaba, no salía tan perfecto. Si te emociona imaginarlo, imaginate vivirlo. Ese abrazo quedará en mi cabeza, en mi corazón y en mis mejores sueños, por siempre. 

Viva el running que mueve montañas y viva la familia, porque un sueño sin el apoyo de la familia no es posible.

Bajo la consigna “El que corre, vuela” y en una jornada de running y recreación, se realizó la cuarta edición de la carrera LANPASS 10K en Buenos Aires. Pese a la lluvia, los bosques de Palermo fueron la escenografía perfecta de lo que fue una carrera para toda la familia que comenzó a las 08.30hs. y ofreció diferentes opciones de participación: 10K Competitivo, 3K Participativo y 1K Running Kids, en la que niños menores de 15 años corrieron junto a sus padres.

Siguiendo la consigna “El que corre, vuela”, todos los allí presentes alentaron, junto a los conductores de la carrera Alina Moine, Horacio Cabak y Gustavo Montes a los más de 8.000 corredores que participaron de la carrera organizada por LANPASS, el Programa de Pasajero Frecuente de LAN que cuenta con casi 2 millones de socios en la Argentina.

En la premiación, los tres primeros hombres y las tres primeras mujeres que cruzaron la línea de llegada (categoría 10K) ganaron bonos de 100.000, 50.000 y 20.000 KMS. LANPASS respectivamente. Además, todos los corredores inscriptos en las categorías competitivo y participativo (10K y 3K), obtuvieron un bono de 1.000 KMS. LANPASS, incrementando así sus posibilidades de viajar al destino LAN que elijan. Las personas con capacidades especiales obtuvieron una mención especial.

 
El podio de LANPASS 10K estuvo compuesto por:

Categoría caballeros

1º: Javier Carriqueo 30´21´´ 
2º: Gustavo Frencia 30´22´´
3º: Ulises Sanguinetti 30´29´´


Categoría damas

1º: Andrea Latapie 35´35´´
2º: Karina Fuentealba 36´48´´
3º: Mariela Ortiz 37´01´´


Entre los corredores de esta nueva edición, se destacó la participación de reconocidos Corredores de Elite nacionales e internacionales: Javier Carriqueo; Gustavo Frencia; Eusebio Moyano; Andrea Latapié; Mariela Ortiz; Soledad Zongaro; Mariano Flor; Nicolás Melgarejo; Ulises Sanguinetti; Karina Fuentealba; Francisco Cajen; Santiago Augusto; Romina Palacio; Malvina Michelli; José Félix Sánchez.

Además, al finalizar la carrera los corredores mayores de 18 años, participaron de sorteos por 120.000 KMS LANPASS.

LAN invitó a todos los presentes a sumarse al compromiso del cuidado del medio ambiente a través de la recolección y separación de residuos en cestos especiales ubicados a lo largo del predio. Todo lo recolectado será posteriormente donado a beneficio de cooperativas sociales que promueven la inclusión social a través del reciclaje.

Asimismo estuvo presente la Fundación Cimientos, una organización sin fines de lucro que trabaja para que los chicos de bajos recursos terminen el secundario y tengan más oportunidades en el futuro.

La dirección técnica de la carrera estuvo a cargo de TMX TEAM.
Créditos fotográficos by I love Run.

¿Sabías que convertirse en un corredor más rápido implica trabajar su sistema nervioso?

Hay que estimular la sinapsis y los nervios que se condicionan para disparar a un ritmo más rápido, de lo contrario nunca serás capaz de emplear esos músculos fuertes y más poderosos. Tus piernas deben ser estimuladas y captadas  por el cerebro.

El desarrollo de su tiempo de reacción neuromuscular implica trabajar en su reactividad. Este tipo de trabajo se realiza con, escaleras de coordinación y varios ejercicios de velocidad con los pies. La premisa es acondicionar los pies para tener el menor contacto con el piso posible. Eso se traduce en tiempos más rápidos.

En tándem con intervalos de velocidad, ejercicios de reactividad demostrarán su valía con bastante rapidez.

 La frecuencia de zancada y actuaciones globales de funcionamiento pueden tardar más tiempo en mostrar un cambio importante, pero las mejoras a nivel micro se debe observar dentro del primer mes de un programa de velocidad efectiva.


Precisión y Calidad antes que la Cantidad.

Tratar de buscar precisión sobre la cantidad.

El Sistema Nervioso

Es importante darse cuenta de cómo "marcar" este trabajo está en el cuerpo. No resisten a las menos repeticiones o distancias; para que esto funcione, la clave es no sobrecargar los sistemas nerviosos central y periférico.

Del mismo modo, es crucial para hacer este trabajo en un estado bastante fresco. No se limite a realizar algunos pasos y ejercicios de agilidad al final de sus ejercicios de ritmo; es necesario pensar en el reverso. En el día dedicado al trabajo de velocidad pura, su foco principal está en funcionamiento lo más rápido posible con una recuperación casi completa. Lo mismo es para cuando haces tus ejercicios reactividad - aspirar a precisión y tomar tiempo para recuperarse.

Implementación del Programa

Si queres correr más rápido para tus carreras de 5 km y más allá, hay que empezar a pensar en trabajar de abajo hacia arriba. El aumento de velocidad hace que sus ritmos de carrera eventuales se sientan relativamente más fácil y te permitirán indagar en  la segunda marcha para acelerar al final.

Recomiendo un sistema de "niveles conjugado". Este incorpora elementos de velocidad, Ejercicios Dinámicos, fuerza, resistencia, Técnica y entrenamiento correctivo todo en un plan semanal.

Este sistema coloca su velocidad y entrenamiento enfocado en el comienzo, cuando el sistema nervioso central y periférico es más fresco y recuperado. Los próximos días son la recuperación, el entrenamiento de fuerza y de trabajo de resistencia / tempo. El ciclo sería repetir con su próxima sesión de velocidad centrada.

La clave está en mantener el cuerpo cada 72 horas 'estimulado' con algún tipo de entrenamiento de la velocidad de estímulo.

Usted todavía tiene que hacer esos 200s, 400s, y sprints aún más cortos para llegar más rápido, pero a fin de aprovechar realmente las recompensas del trabajo de velocidad usted necesita entrenar el sistema nervioso para mantener el ritmo. 







Foto: NG Photos
La actividad puede traer grandes beneficios en asmáticos. Para que esto suceda así hay algunos factores a tener en cuenta si practicas actividad física con asma:
  •  Las condiciones del ambiente deben ser apropiadas para no exponer a la persona con asma a alérgenos que puede causar tos, dificultad respiratoria u otra. Lo ideal es un ambiente libre de polvillo, lejos del polen de flores y de abundantes microorganismos.
  • Los factores climáticos también pueden agravar los síntomas del asma, por lo tanto, si practicas actividad física y padeces la enfermedad, intenta alejarte del aire frío, la humedad, recintos con polvo o campos de hierba.
  • Los materiales usados para la práctica de ejercicio también deben considerarse para no afectar la salud del asmático negativamente sino únicamente beneficiarla con la actividad, entonces, tengamos en cuenta que los ácaros de polvo pueden encontrarse en toallas, colchonetas, cojines y demás.
  • La época de polinización puede ser muy conflictiva si realizas actividad física con asma, por ello, lo aconsejable sería realizar ejercicio en un lugar cerrado libre de alérgenos.
  • La actividad física en sí misma no debe ser extremadamente intensa ni continua y prolongada, sino que lo ideal son los esfuerzos intermitentes o progresivos, como por el tenis, el voleibol, las artes marciales o natación.
Por supuesto, ante todo se debe realizar el deporte o actividad de preferencia, y saber que la actividad física puede traer grandes beneficios en quienes padecen asma, por ello, si practicas actividad física con asma, tené en cuenta los factores antes dichos que te permitirán ejercitarte de forma placentera y segura.

Después de un duro maratón que se produce al final de un ciclo de Larga formación exigente, sugiero un bloque de recuperación de 2-4 semanas que me gusta llamar "desentrenamiento."
El objetivo es poner a su relación con su programa de entrenamiento en espera y permita que consiga estar fuera de forma. Suena contraproducente para el logro de sus futuras carreras, ¿verdad? Te prometo que no lo es. No busque más, las prácticas de recuperación son utilizadas por algunos de los mejores corredores de larga distancia en el mundo.


Alberto Salazar, entrenador de los mejores corredores como medallistas olímpicos Mo Farah y Galen Rupp, tiene a sus atletas  dos períodos de recuperación dedicados por año, por lo general después de un ciclo de cinco meses intensos de entrenamiento y competición. Cada período de recuperación comienza con dos semanas de no correr en absoluto seguido de dos semanas de fuera de foco funcionamiento fácil antes de la reanudación de un programa de entrenamiento estructurado. Tampoco es raro que muchos keniatas de elite estén un mes completo sín correr después de una carrera clave antes de comenzar el entrenamiento para la próxima gran carrera en su calendario. Arturo Barrios, el gran corredor de México y la primera persona que realizó 1hora para la media maratón, era conocido por tomarse un descanso completo de entrenamiento de cada mes de octubre.
 Según el libro de Michael Sandrock, Running With The Legends . "Si entrenas 365 días cada año, y no se toma un descanso, es posible que lo haga por dos o tres años, pero luego se va a llegar a ti".
Así que ¿cómo se debe estructurar tu bloque de recuperación después de una carrera clave? La respuesta va a variar dependiendo de la atleta y la longitud de la acumulación específica antes de que el evento clave.
Como regla general, Recomiendo 1 semana completamente fuera del funcionamiento para cada bloque ininterrumpido de 12 semanas de entrenamiento que se completó antes de su carrera clave. Así es, no correr. ¿Significa esto una licencia para sentarse en el sofá y ver la televisión todo el día? Bueno, se puede, pero yo no hacer un hábito de él, especialmente si usted planea volver al entrenamiento en unas pocas semanas. Más bien, piense en su tiempo libre se ejecute después de una carrera como un período de recuperación "activo". Mientras que el día completo ocasional fuera de cualquier tipo de ejercicio es bueno para usted de vez en cuando. Ciclismo recreativo y nadar son buenas opciones, pero incluso simplemente caminar, senderismo, jugar con su perro, el surf, el esquí, o hacer alguna otra forma de ejercicio que no tenías tiempo mientras estabas entrenando para tu carrera. La clave para la recuperación activa es tanto mental como física: mental en que es libre de la tensión del entrenamiento y no se siente como un entrenamiento "obligatoria"; física en que la recuperación activa es la actividad de bajo impacto, pero lo suficiente para que se rompe un ligero sudor y siente estimulado físicamente.
Continuá tu tiempo libre de correr con 1-2 semanas de carreras ocasionales, cada dos días fáciles (30-60 minutos) antes de la reintroducción de las carreras largas y centrado entrenamientos en su rutina semanal. Por ejemplo, si entrenaste durante 12 semanas consecutivas anteriores a tu última maratón, deberás seguir los siguientes siete días de descanso antes de comenzar a correr de nuevo, Luego será cada 2 días durante 2 semanas de fácil ejecución.
Las razones para tomar un descanso planificado de entrenamiento después de una carrera clave son tanto mentales como son físicas. La planificación del entrenamiento en esta etapa es sin duda un proceso divertido y emocionante, pero también es un trabajo duro, y sus efectos acumulativos son una rutina en su mente, así como su cuerpo. Aparte de dejar que tu cuerpo a repararse de semanas y meses de duro entrenamiento, un descanso planificado también le da a su mente un descanso de la sensación de obligatoriedad de tener que levantarse cada mañana para poner en entrenamientos estresantes con propósito. Utilice este período de recuperación prevista de tiempo libre y correr fuera de foco para rejuvenecer tu cuerpo y renovar tu entusiasmo para empezar a perseguir su próximo objetivo de carreras a lo grande!
Tobillo - NG Photos

Si hay una parte del cuerpo propensa a lesiones en el deportista esa es el tobillo. Los temidos esguinces, torceduras o desgarros ligamentosos nos pueden tener una buena temporada apartados del deporte. Como prevenir siempre vale más que curar, te propongo tres pautas o actividades para evitar lesiones de tobillo:

Movilizar los tobillos antes de cualquier actividad física: lo que viene siendo hacer un buen calentamiento. Para ello movilizar la zona de forma suave y progresiva es la mejor forma. Podes describir círculos o escribir palabras en el aire, apoyar la punta en el suelo y hacer circonducciones y caminar con las puntas, talones y sobre el exterior e interior del tobillo.

Fortalecer los tobillos: las articulaciones también necesitan de trabajo de gimnasio para blindarse y procurar una mejor coaptación. Los ejercicios con gomas en diferentes direcciones son un buen ejercicio de tonificación de los músculos que dan estabilidad al tobillo. Si no tienes gomas, podemos sentarnos en una silla y desplazar libros de un lado a otro por el suelo utilizando el interior y exterior del pie, así trabajaremos la estabilización lateral. O más fácil, que un compañero agarre la punta del pie ofreciendo resistencia y nosotros lo movemos en varias direcciones.

Hacer trabajo de propiocepción: lo que viene siendo poner al pie en superficies inestables para que los músculos y ligamentos trabajen por estabilidar la pisada. Un ejercicio simple es poner una toalla arrugada en el suelo y ponernos a pata coja sobre ella intentando mantener el equilibrio. Notarás como poco a poco los movimientos que nos desestabilizan irán a menos. Y para darle más dificultad podemos hacer flexo-extensiones o pequeños movimientos de lateralización para aumentar el desequilibrio o pasar de una base inestable a otra.

Estos pequeños ejercicios que hay a quien le parecen una pérdida de tiempo hacen que nuestro tobillo sea más fuerte, lo que se traduce en menos riesgo de lesión y mayor rendimiento en carrera u otros deportes al no perder fuerza el pie con el contacto con el suelo y ser más efectiva la fase de reacción.

Diego Santoro @accyona

Que el deporte es bueno todos lo sabemos, pero, ¿sabemos a ciencia cierta el motivo de por qué es tan bueno?. La mayoría de nosotros lo practica sin ser consciente de lo que se desencadena a nivel orgánico, y es que la práctica deportiva hace que en nuestro cuerpo se desencadenen una serie de procesos químicos mediante la segregación de determinadas hormonas y sustancias que hacen que nuestro metabolismo sea un aliado para el propio cuerpo y mejore su estado y su salud a varios niveles.
Una de las principales repercusiones del deporte es la mejora cardiaca y respiratoria, el control del azúcar en sangre, el buen funcionamiento a la hora de optimizar las grasas, correcta forma de todos los órganos que conforman nuestro organismo. Es importante que tengamos en cuenta esto, y es que a medida que estamos en forma mejores son los cambios y los resultados que obtendremos de la práctica deportiva. Por ello es necesario saber cómo se realizan estos cambios.

El ejercicio aeróbico es uno de los paradigmas del deporte, y siempre se tiene como referencia, pero no es el único que debemos hacer, sino que el anaeróbico es igual de efectivo a la hora de desencadenar cambios metabólicos en el organismo. Un ejemplo claro es lo que sucede en nuestro cuerpo solo haciendo diez minutos de carrera, y es que se activa la circulación sanguínea y se obliga al cuerpo a trabajar de forma más rápida. Un efecto que dura hasta una después de haber realizado esta actividad y que tiene consecuencias metabólicas. Esto sucede solo con este tiempo, por lo que a mayor actividad mayor efecto en nuestro organismo.
Todos estos cambios metabólicos que se experimentan con la práctica deportiva estimulan nuestro organismo y lo hacen estar mucho más fuerte y resistente a los ataques del exterior, ya que aumentan las defensas sustancialmente y se agiliza el funcionamiento de muchos órganos. Por este motivo el deporte es una buena manera de prevenir la aparición de ciertas enfermedades que se producen con el paso del tiempo y el deterioro del organismo.

Es necesario que hagamos un hueco al deporte en nuestra vida para encontrarnos mejor y ganar en salud.

San Silvestre Buenos Aires 2014


Se viene la 5ta edición de San Silvestre Buenos Aires, estará presente en las calles céntricas de nuestra Ciudad. La cita será obviamente el 31 de Diciembre con partida y llegada en Av. Roque Saenz Peña y Suipacha, a las 8.00 AM

El Banco de la Naciòn Argentina, este año será el main sponsor de la carrera y como siempre contaremos con el apoyo incondicional del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 

Se espera contar con la presencia de 7000 participantes que recorrerán el único circuito urbano que atraviesa los lugares más emblemáticos y monumentos históricos de la ciudad, tal como el CASA ROSADA, CATEDRAL METROPOLITANA, CABILDO, BANCO NACIÓN, CAFÉ TORTONI.

Los interesados en participar de San Silvestre Buenos Aires 2014 podrán inscribirse online en www.sansilvestrebuenosaires.com Hay tiempo para inscribirse hasta el 28/12, o hasta agotar el cupo. Valor de la inscripción: $ 200- desde el 08 al 30 de noviembre y $ 220.- del 01 de diciembre al 28 de diciembre y los Running Teams $190 del 08 de noviembre al 28 de Diciembre.
El sábado se corrió en Philadelphia la Rocky Run, una carrera que está pensada para los fanáticos de la saga y que recorre los lugares por los que entrenaba el semental italiano. Comenzando y terminando en la famosa escalinata.
Un amigo de la casa, Juan Becerra, argentino viviendo en NY estuvo ahí y nos cuenta todo:

Rocky Run 2014

Llegamos en micro a Philadelphia a las 5am. Era el unico horario posible desde NYC para llegar el dia de la carrera, y no tener que pagar un hotel. Nos quedamos desayunando en un Dunkin Donuts en la estacion, la cual estaba a 9 cuadras de la largada. Hicimos tiempo ahi para no sufrir los -6c grados que hacia. 
Soy un fanatico empedernido de la saga de las Rocky, habiendo practicado boxeo por 11 anios de mi vida. Al llegar a la carrera, todo era una fiesta. Estaba lleno de "Rockys", "Dragos", y "Apollos". La musica de las peliculas sonaba a todo lo que da, y le dije a mi esposa:"No se si quiero correr la carrera, o agarrarme a pinias" JA!

Decidi desabrigarme faltando 3 minutos para la largada, ya que la temperatura y el viento eran muy frios. Me puse en el corral que me correspondia segun mi tiempo proyectado de carrera, y a largar!
 Rocky Run 2014
El circuito era plano, recto, bien marcado (en millas), y con hidratacion que no use, ya que se trataba de un 10K. Luego del retome en "U" al km 5, empece a ver lo grande que era reallmente esta carrera. 7000 fanaticos de Rocky todos tuneados! (Yo decidi disfrazarme de "Ironman" no solo por el superheroe, sino tambien por mi deporte, el Triatlon)

Finalmente llegue a las miticas escaleras de la pelicula, aprete los dientes, y termine con todo lo que me quedaba. (Estuve 9 semanas sin correr por una operacion) Contento con mi tiempo para lo que habia entrenado, con 43:28 quede en el puesto 40 de 7000, y 6 en mi categoria. (No habia mucho nivel de corredores, se nota?)

Rocky Run 2014
No solo la experiencia como fan de la saga fue excelente, sino que me dieron la medalla y remera mas lindas que tengo. (Si. Mas lindas que las medallas del Ironman) Seguramente volvere en 2015. Es una carrera un poco cara (usd75) para un 10K, pero como fanatico vale la pena

Rocky Run 2014

Rocky Run 2014

Maratón de New York - Dani Arcucci

Faltan quince minutos para las siete de la mañana del domingo 2 de noviembre y Nueva York recién amanece, frío, gris y ventoso. No es necesario bajarse del bus, que estaciona como un eslabón más de la cadena interminable de otros iguales, para advertirlo. La sensación térmica traspasa las mismas ventanillas que, sólo unos segundos antes de llegar a ese punto multitudinario de encuentro, en Staten Island, enmarcaron el lomo amenazante, cual gigantesco dragón encorvado, del Puente Verrazzano.
Al bajar, la brisa helada pega sin piedad en la única parte del cuerpo descubierta, la cara, pero el efecto se corta rápido, al encolumnarse en la marcha pacífica y solidaria de más de cincuenta mil corredores que caminan, tras haber llegado allí en buses o en ferry, en busca de su corral de largada. En el mejor de los casos, para ellos, para nosotros, faltan poco más de dos horas. En el peor, más de cuatro.
***
Me habían hablado mucho de ese campamento previo a la largada. Pero distinto es verlo. Un verdadero campo de refugiados multinacional, distribuidos por color, pero no de piel sino de tiempo. Los corrales azules, primero. Los verdes, también. Y finalmente los naranja. Cada uno va para el suyo, hasta que se abran las puertas, y alrededor de todos encontrará lo mismo: café caliente, unos bagels y la solidaridad de quien tiene un cartón, un plástico o una frazada en el piso, además del calor humano que se agradece. Hay 264 argentinos entre centenares de nacionalidades. Todos parecemos entendernos.
El cielo sigue encapotado y el viento está filoso, pero no llueve, afortunadamente.
A la hora señalada, se abren los corrales. Por olas, y eso son, efectivamente. Olas de corredores, de los más rápidos a los más lentos, de la elite con Kipsang y Mutai a la cabeza, pero todos por el mismo camino, que comienza con una fila de los clásicos ómnibus turísticos descapotados a ambos lados y un simple escenario, desde donde se cantan dos himnos, antes del disparo de largada: el de Estados Unidos y “New York, New York”, que se escucha y que impulsa mientras ya se corre por la cola, o por la trompa, del dragón Verrazzano.

Maratón de New York - Dani Arcucci

Me habían hablado mucho de ese puente y de los otros cuatro. Pero distinto es cruzarlos de a pie. El viento chifla cruzado entre los cables de acero y la sensación de volarse, o volar, es inevitable: sea por la pesadilla vertiginosa de que lo va a revolear a uno a las aguas turbulentas, centenares de metros abajo, o sea por el sueño mágico de que hay una fuerza que empuja a uno a correr mucho más rápido de lo que puede y debe. El ritmo de esos primeros cuatro kilómetros es una falacia: en la foto emblemática, la del poster de la carrera, todos somos Kipsang.
El envión llega hasta el segundo puente, el Pulanski, y del distrito de Brooklyn nos estamos metiendo en otro, Queens. También, en la mitad de la carrera.
A diferencia de Berlin 2013, cuando a esa altura se me ocurrió pensar qué estaría haciendo el mismo Kipsang en ese momento y, a mis 2h05 de entonces, él hacía dos minutos que había llegado con un nuevo récord del mundo, esta vez, con mi 1h51, a él todavía le faltaban casi 20 minutos para cruzar la meta final, para ganar, en 2h10m, la edición más complicada de esta carrera en las últimas décadas. No podía imaginar, por más que me lo habían advertido, que él ya había experimentado lo que para la mayoría estaba por delante: lo más difícil.
Pero justo en la Media Maratón, en la parte ascendente del Pulanski, dejé atrás con demasiada facilidad al pacer de 3h45, confiado en que la multitud que esperaba me llevaría a mejorar esa marca, me empujaría más que el viento en contra y disimularía las cuestas que había que afrontar. Tenía el objetivo secreto de mejorar las 3h43 de Dubai 2014 y eso era más fuerte que los consejos públicos, y sensatos, de no dejarse engañar por el entusiasmo. “Lo que se gasta de más al principio, se paga al final”, me había dicho Luis Migueles. “Hay que dejar de lado la emoción en el comienzo y guardarla para el cierre, porque se va a necesitar”, me había advertido el Indio Cortínez.
Pero lo que estaba por delante, primero, era el tercer puente. El Queensboro.
Me habían hablado mucho de ese armatoste de hierro que une, o separa, a Brooklyn de Queens. Pero distinto es internarse en él. Los acordes de una alegre banda que despide de Queens a los corredores se cortan abruptamente, como si alguien desenchufara el equipo de música, apenas se gira a la izquierda y se interna uno en el túnel oxidado. Por encima pasan los trenes, a los costados se divisa la postal lejana de Manhattan y por debajo brama el East River.
Pero nada de eso impresiona tanto como el tapatap-tapatatap-ta—pa—tap——ta——pa——tap———- ralentado de las zapatillas sobre un asfalto que parece comérselas. Es un silencio gélido, de energía muerta. En ese lugar inhóspito y agresivo, muchos corredores dejan de correr. Se cruza el kilómetro 25 y la parte descendente, cual tobogán, impulsa de nuevo. Sobre todo porque al pie, como si de un parque infantil se tratara, esperan miles de padres del esfuerzo, dispuestos a felicitar por lo hecho y a alentar el porvenir. Duro porvenir.
Me habían hablado mucho de ese contraste entre el silencio del Queensboro y el griterío infernal en la esquina de la 1st Av. Pero distinto es sentirlo. La vista se clava primero a la derecha, hacia las veredas cubiertas de público enfervorizado, pero luego se voltea inmediatamente, porque el giro es cerrado hacia la izquierda. Y lo que se ve es fascinante y aterrador: un rio de cabezas contracorriente, porque la naciente de ese caudal está casi 8 kilómetros más arriba. Y hacia allá hay que subir, en línea rectísima, con orillas multitudinarias. Aún así, con esa especie de pared humana sosteniendo el cauce, el cruce del kilómetro 30 no lo avisa un cartel, sino una ráfaga de viento en contra que lo duplica en velocidad y obliga a remar con los brazos, con las piernas y, sobre todo, con la cabeza. Hay que llegar al Bronx, el cuarto distrito en el orden geográfico de la carrera, y para hacerlo, es necesario cruzar el puente Willis.

Maratón de New York - Dani Arcucci

No me habían hablado mucho de ese cuarto puente. Pero es necesario hacerlo. Antes de encontrarse con el cartel del kilómetro 35, se encuentra uno con esta obra arquitectónica pequeña, comparada con sus tres antecesoras, pero ascendente y en curva hacia la izquierda. En un thriller sería un crimen sorprendente, una muerte rápida e inesperada: el piso es de cemento, ni siquiera de asfalto, pero más parece arena. Superarlo es cruzar el muro de todos los muros. Porque el premio es una pendiente hacia el Central Park, rodeado por edificios de ladrillos rojos, de película, propios del Bronx.
El pacer de 3h45, aquel que había dejado atrás con naturalidad en el kilómetro 21, me pagó con la misma moneda en el kilómetro 37. De haberme quedado con él entonces, tal vez iríamos juntos ahora. Pero no: el palito de madera con el cartel azul y números blancos pasa y se va, con la misma naturalidad con la que se ha cruzado el último puente, el de la avenida Madison.
A esa altura, los puestos de hidratación, ubicados rigurosamente en cada milla, son un aliado fundamental: “Agua, agua, agua…”, me escucho reclamar, en cualquier idioma, como si estuviera en medio del desierto. Ya engullí cuatro geles, equivalentes a unos tres platos de pastas.
No afloja el frío y menos afloja el aliento del público, apenas ausente en los puentes y en algunos pocos kilómetros de un par de barrios. Ya en Manhattan, ya en el Central Park, es estremecedor.
Bien por el noreste, a la altura de Harlem, se ingresa en ese oasis verde que, por cierto, no es plano. Sube y baja como una suave montaña rusa en el corazón de los Estados Unidos y desemboca en su esquina más turística, allí donde su cabecera sur se topa con la Quinta Avenida. No es el final, que va. Apenas se ha pasado el kilómetro 40 y todavía queda un giro, a la altura de Columbus Circle. Por supuesto, hacia arriba. 

Maratón de New York - Dani Arcucci


Los gritos de aliento son ensordecedores: no se escuchan ni se oyen; se sienten. Se necesitan para subir la última cuesta, hasta ese arco soñado tantas veces, rodeado por dos tribunas repletas, justo al costado de Tavern on the Green, en Central Park West y 67st.
Me habían hablado mucho de esa llegada. Pero distinto es protagonizarla. Hay una alfombra azul, o eso creo, que funciona como una cinta bajo los pies, para que la cuesta no cueste. O será la gente de los costados, tal vez, que parece tomarte de los brazos y llevarte en el último tramo hasta entender, ahí sí, que 3 horas, 46 minutos y 58 segundos después, tras haber largado de Staten Island y cruzado Brooklyn, Queens, Bronx hasta llegar a Manhattan, para conformar con partes tan diferentes eso que se llama Nueva York, alguien te está diciendo “Congratulations” y te está colgando del cuello una medalla dorada que dice “New York City Marathon”. Entonces, ya no importa el frío, ya no importa el viento, ya no importan los puentes, ya no importan las cuestas. Ya no importa nada. Sólo importa que se superó todo eso. 8810° entre 50.564, 712° entre los cincuentenarios… ¿Importa? Sí, importa.

Maratón de New York - Dani Arcucci

Me habían hablado mucho de la Maratón de Nueva York. Pero no son suficientes las palabras. No es la más antigua, no es la más rápida, no es la más legendaria, no es la más fácil. Es, como bien se define o autodefine, la más universal. Es la carrera del mundo. La que hay que vivir para contar.
***
Maratón de New York - Dani ArcucciAmanece soleado y amable el lunes 3 de noviembre en Nueva York y brilla en los pechos de los corredores ahora turistas la medalla dorada del finisher. A nadie le resulta raro el atuendo; todo lo contrario. Como si de un ritual se tratara, y de hecho lo es, se recibe el saludo de cada habitante de esta ciudad, orgullosa como pocas de su carrera. Cada “congrats” se convierte, entonces, en un nuevo estímulo para correr, para seguir corriendo. Faltan poco más de 100 días para Tokio. Allá vamos, a ver como es. No me han hablado mucho, todavía.

Maratón de New York - Dani Arcucci

(*)Daniel Arcucci es periodista y maratonista. Secretario de redacción en el diario La Nación, Panelista en 90 Minutos de fútbol (Fox Sports). Colaborador en No Somos Nadie (FM Metro 95.1).

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate