Seguinos

Crónica: Fiambala Desert Trail 80k por Mariano Aragunde



By  Pablo Di Corrado     21:02    Etiquetas:,,, 
Decidí hacer mi debut en la ultra distancia en una carrera muy peculiar: la primera edición de la Fiambalá Desert Trail, organizada por la gente de Salvaje. Acá podés correr 27k, 50k, o los asesinos 80k por el desierto de Fiambalá, en Catamarca. El mismo lugar por donde pasa el famoso Dakar, y que le dió renombre a este pueblito perdido al pie de las montañas. Bien, les cuento como fué una carrera obligada para los que les gusta la aventura: 

El viaje 
Llegar a Fiambalá en auto no es complicado, y en este pueblito de unas 20 cuadras vas a encontrar hospedaje: muchos hechos a pulmón por los habitantes, hasta el Hostel San Pedro (que tiene toda la onda), o la hostería municipal donde paré (muy recomendable). No es caro y la gente es por demás hospitalaria, pero por supuesto que van a otro ritmo! Así que si queres ir a cenar o comprar algo, bajá a primera y tené paciencia jajaja! 

Recomendación: estar mínimo 2 días antes para aclimatarte (el viento Zonda trae muchísima puna), y recorrer viñedos y pueblitos. Hay señal de celular y cajero, pero olvidate de Internet. Si bien el Dakar es el orgullo del lugar, es lógico que Fiambalá no de abasto (ni en infraestructura, ni en ritmo), por lo que es probable que Tinogasta (a 60km) tenga que ser la opción más próxima. Así que pensar el viaje de antemano y organizarse! 


Fiambala Desert Trail 80k


Acreditación y previa
Llegamos con mi equipo el viernes a la tarde para acreditarnos y dejar las cosas en la hostería. Retiramos el kit, asistimos a la charla técnica y cenamos para irnos a dormir temprano. Los de 80k largábamos a las 5am desde Palo Blanco, un pueblito a 47km, así que teníamos que dejar todo listo bien temprano porque mañana a las 3.15am hay que estar arriba, ya que nos pasa a buscar el micro para llevarnos a la largada. Si bien se entiende porque fué la primera edición, me pareció muy flojo que este micro (empresa externa) te cobrara $300 para llevarte a la largada, ya que el traslado no estaba incluido. 

Fiambala Desert Trail 80k

La carrera
Voy a tratar de resumir más de 12 horas de carrera de la mejor manera posible, pero de entrada les digo que esta carrera es ASESINA. Si quieren debutar en la distancia, no lo hagan acá. En serio, es un circuito durísimo y que no va a tener piedad. Hubieron muchos abandonos tanto en 80k como en 50k. 

Fiambala Desert Trail 80k

Largamos a las 5am con un frío y viento soportables, y el cielo estrellado daba un espectáculo de película. Corrimos los primeros 16km hasta el primer punto de control (PC) siguiendo las marcas reflectivas en la oscuridad, muchas veces en pelotones, y si bien la arena estaba firme y permitía correr bien, muchos nos perdimos un tiempo largo al no encontrar bien las marcas. Aunque hubieron quejas y distintas opiniones, estas carreras son así: hay que estar preparado y arreglársela, es parte del encanto! :) Esto es desierto, no es una carrera donde el sendero está marcado por la naturaleza, así que hay que estar MUY atento. Y por más que trataras de seguir las huellas, el viento inclemente te mojaba la oreja y las borraba en segundos.

Pasamos la primera etapa de desierto y a los 34km llegó al tan esperado PC2 en el pueblo de Tatón, donde tenías comida, hidratación, y un bolso opcional que podías dejar con cosas que necesites (ropa, comida, etc.). Me cambio, me abastezco, ablando mis intestinos en un arbustito y salimos! El camino hasta el PC3 (46km) fué arena y una recta de ripio arenosa interminable que me hizo ver mi primer muro, y esto recien empezaba. Coca cola, estiramientos, y a seguir. A esta altura el viento soplaba de costado y comías arena de lo lindo...pero cada paso en la arena era un martillazo a los cuadriceps, y las piernas ya no daban mas. Segundo ablande intestinal en el medio del desierto. Sigo. Ahora era administrar energías entre corrida, trote, y caminata en la arena, subiendo dunas, terrenos rocosos, y arena interminable. A medida que pasaban los PCs me iba haciendo amigos (tiré un buen rato con Enzo de Brasil), y el terreno te castigaba con las espinas que te clavabas, el Zonda que te apunaba (la carga eléctrica del viento hace que parezca que estás a 3000 msnm), y la arena que te decía: "No. Quedate acá". Segundo muro (si, pueden haber dos muros en una carrera, y creeme que no esta bueno). 

Fiambala Desert Trail 80k

Tercer alivio intestinal en una roca. Esto no se termina mas...y encima para postre, una etapa final de piedra y cañadones desde el km 65 que hacía que correr sea imposible. A esta altura ya estaba acordándome de la mamá de todos los chicos de Salvaje, de la Pacha Mama y de mi entrenadora que me trajo acá jajajaja! La salida del desierto para encarar los ultimos 4km para entrar finalmente a Fiambalá casi me hace llorar, pero de la frustración. Porque no pude correr todo lo que quería, y porque realmente la carrera había sido insanamente dura. Hay que estar excelentemente entrenado para poder afrontar este desafío sin sufrir. A las 12h24m crucé el arco de llegada y lo único que quería era descansar, aprehender lo que había logrado, y dormir. Listo, soy ultramaratonista de trail! Pero mi cerebro tenía menos azúcar que un maní. A descansar. 

Fiambala Desert Trail 80k

Se terminó
Nada mejor que festejar tremendo carrerón en las termas de Fiambalá: un lugar paradisíaco con termas naturales en el medio de la montaña, puestas de una manera que el día se te pasa sin que te des cuenta. Obligado ir para relajar las piernas y la cabeza. Para ser la primera edición, con las fallas e inclemencias del tiempo que hubo, la recontra disfruté y me encantaría volver el año que viene más entrenado y mejor preparado. Insisto, es una carrera extremadamente dura: no son los 27k de Pinamar, esto es otra cosa. Es vivir una película, una real aventura que va a poner a prueba tus piernas y tu cabeza, y el escenario es único en el mundo. Es una experiencia deportiva y cultural que va a dejar una marca en tus piernas y en tu corazón.

About Pablo Di Corrado

Soy Diseñador Gráfico de la UBA y corredor amateur desde 2008. Maratonista desde Buenos Aires 2011. Me enamoré de la distancia y sueño con recorrer el mundo de maratón en maratón. Mi primer gran objetivo es correr las 6 World Marathon Majors. En 2016 entré por sorteo y corrí el Maratón de New York, en 2017 tuve la misma suerte para el Maratón de Berlín donde clasifiqué con mi tiempo para correr en 2018 en Chicago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate