Seguinos

Analia y su experiencia en la Maratón de Tokio



By  Pablo Di Corrado     10:15    Etiquetas:,, 
Maratón Tokyo 2015

Empecemos la maratón por la Expo. La de Tokio quedaba ubicada justo donde era la llegada de la carrera, en un enorme y modernísimo complejo de exposiciones. La entrega de los kits, remeras y demás no debe haber demorado mas de 5 minutos, todo super organizado, rápido, y expeditivo. Como la maratón es auspiciada por Asics, el stand mas grande de ropa deportiva, y a diferencia de otras expos, había unos 50 modelos de remeras alegóricas de la maratón. El resto de los stands parecía salido de una película de videojuegos, muchos japoneses afuera de cada stand ofreciendo ( ? ) o publicitando (?) (hablaban todo en japones) con lo cual nunca me entere que era lo que realmente decían. Quizás fue la comparación con la de Chicago la que hace que le reste importancia, pero no por eso dejó de ser imponente.

Maratón Tokyo 2015

 
El día de la maratón ( domingo 22 de febrero ) estaba anunciado lluvia y mucho frío. Pese a eso decidí correr con musculosa ( la de Argentina, por supuesto ) y shorts. En lo personal, el jet lag ( 12 horas con Argentina ) me había afectado los primeros dos días y luego fue normalizándose, pero se sentía el cansancio. Sumado a que era casi imposible estar en Tokio y no salir a recorrer, a mirar, a sacar fotos. Todo llama la atención, todo es tan diferente a nuestra realidad, que invitaba a caminar, caminar caminar. Pero mas allá del jet lag, estuve los 3 días previos con fiebre, y no aflojaba, eso de alguna forma me quitó energías. 

Volvamos a la maratón. Nuestro hotel estaba justo frente a la largada, con lo cual desde el lugar donde desayunábamos podíamos ver a los "madrugadores" que desfilaban para la línea de largada. Caía una llovizna y el cielo estaba completamente gris. La hora de largada era a las 9 , asi que luego de un "desayuno occidental" partí para la largada. 
Ese día me había levantado con muchas ganas de correr, ganas de sumar otra experiencia, otra medalla. Como les contaba, hacía mucho frío, asi que encima de la musculosa llevé una remera para luego tirar y la capa metalizada de alguna otra maratón. Por suerte solo lloviznó los 10 minutos previos a la largada y nada durante la carrera. 

Super organizada la ida a la línea de largada, y una vez allí me llamó la atención, no solo la poca cantidad de "occidentales" sino la poca cantidad de mujeres. Estaba a unos 200 metros de la largada y desde mi lugar podía ver las tribunas y el arco. La llegada tiene su componente muy emotivo y es otra la sensación, pero estar parado ( o a los saltitos ) esos minutos esperando a que largue... es otra de las sensaciones únicas de una maratón. Escuchamos las bombas de estruendo , papelitos por los aires, y largó finalmente la Maratón de Tokyo. Claro, a las emociones previas a una maratón, había que sumarle otra mas en mi caso, sentir que uno está en el otro lado del mundo. Creanme que no es solo una frase hecha, se siente uno así estando allá. Y ni pensar que en Argentina era sábado por la noche e iban a estar muchos siguiéndonos vía internet. Largó la maratón y con el frío me costó bastante entrar en calor, tenía los cuadricepts congelados y creo que al kilómetro 5 recién empecé a sentirlos

Maratón Tokyo 2015


Cometí un error que NO se debe cometer en este tipo de competencias y es salir muy rápido , o mejor dicho , no mantener el ritmo que había pensado ( y por el cual había entrenado, lesión mediante ). Salí a 5:05 y mi ritmo debía ser de 5:30. Eso hizo que me lo bancara hasta el kilómetro 15 y luego tuve que empezar a aflojar, aflojar , y seguir aflojando. Allá por el kilómetro 20 pensé por momentos que no la terminaba y creo que ahí empezó a correr mi cabeza más que mis piernas. Yo solo tengo dos maratones más en mi haber: Barcelona y Chicago y por momentos se hacía inevitable la comparación con ambas. Los japoneses alentaban pero no al extremo de los de Chicago que ya era algo increíble. Quizás en los últimos 8 kilómetros se sintió mucho más el aliento de la gente de Tokio ( y que bien que vino !! ). No les puedo describir la sensación cuando gritan "Go Aryentina" o un ""fight aryentina" !! o cruzarse con alguna otra camiseta argentina. Y ni hablar cuando me lo crucé al gran Santiago García
 Aclaro en este punto que una gran parte del recorrido de la maratón se hace repitiendo el camino, se va y viene por la misma calle, por diferente carril. Entonces puede ver a los keniatas y su tranco de gacela o a los de "elite" como Santiago y su camiseta de Argentina y Correr Ayuda ( mi running team ). Super emocionante fue que él me vea y que además me grite ( Santiago corre concentradísimo). A esta altura la remera de manga largas había quedado atrás y solo tenía la musculosa. El cielo estaba gris, otra gran diferencia con mis otras dos maratones, donde había sol , el cielo estaba celeste... el ánimo se predispone diferente.

Otro detalle, muchísima gente corriendo disfrazada, me pasó en un momento un japonés con una enorme mochila de trekking , con ollas y jarritos colgando, y no solo eso .. me pasó !! ( claro, yo a esa altura iba a 6:00 por kilómetro ) . Y gente corriendo con traje ( esos eran los más discretos ). Yendo a mi carrera, la verdad es que sentí la falta de entrenamiento ( no había podido correr en los dos últimos meses lo que debería , debido a una tendinitis ) y eso se paga en la maratón. Las piernas dolían, pesaban y la cabeza por momentos jugaba en contra. Pero pasado todo el tramo "quema coco" como le digo yo al doble carril, venían los últimos kilómetros y las ganas inmensas de terminar y tener la preciada medalla. Los puestos de hidratación estuvieron perfectos, había primero algo parecido a nuestro Gatorade, pero un poco más liviano, y luego agua. En algunos puestos había tomates cherry !!! y frutas, y mucha gente ( al estilo Chicago ) ofrecía galletitas , y un par de cosas mas que no tenía idea si eran dulces, salados, o vaya a saber que. Obviamente no había un papellito tirado en la calle, ni un sobre de gel, creo que cada 50 metros había alguien de la organización, bolsa en mano, recolectando lo que uno tiraba. Pasó el muro de los 30 y yo no me enteré ( ya venía un poco cansada de antes ) pero jamás caminé , ni siquiera cuando paraba a tomar agua. Y al kilómetro 37 ya eran tantas las ganas de llegar que hasta se me olvidaron los dolores. Claro que a esa altura empezaron a aparecer las subidas y bajadas benditas . 

Maratón Tokyo 2015


Llegó el kilómetro 40 , y había fotógrafos cada 500 metros creo y uno podía ver a los corredores que iba llegando a la meta, y el corazón empieza a palpitar mucho más fuerte y ya uno sabe a esa altura que la termina !! y eso pese al cansancio , emociona y hace que sigamos corriendo. Y llegó el kilómetro 42 y un arco , y un cartel que decía "últimos 200 metros" ( o algo asi !!) y creo que ya desde ahí empecé a llorar. No podía creer haberla terminado . No hice el tiempo que esperaba ( la terminé en 4:22 hs ) pero la emoción que sentí creo que no se comparó a ninguna otra. Y acá una mención muy especial a toda la gente de la organización: al cruzar el arco nos aplaudían, nos felicitaban , nos esperaban con una hermosa toalla de "finisher", y algo que me terminó de hacer llorar.. al ir a retirar la bolsa con nuestra ropa, nos hacían una especie de túnel entre todos y no paraban de aplaudir. A todos!!! no importaba el tiempo que habíamos hecho , nos aplaudían y se notaba en sus rostros que lo hacían tan sinceramente que al solo recordarlo ya me emociono.

Fue otra Major más, pero no solo eso, fue la sensación de correr "en el otro lado del planisferio". Fue Tokio, fue Japón y fue una de las carreras más emocionantes que corrí. 

About Pablo Di Corrado

Soy Diseñador Gráfico de la UBA y corredor amateur desde 2008. Maratonista desde Buenos Aires 2011. Me enamoré de la distancia y sueño con recorrer el mundo de maratón en maratón. Mi primer gran objetivo es correr las 6 World Marathon Majors. En 2016 entré por sorteo y corrí el Maratón de New York, en 2017 tuve la misma suerte para el Maratón de Berlín donde clasifiqué con mi tiempo para correr en 2018 en Chicago.

2 comentarios:


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate