Seguinos

Ultramaratón San Pedro: Mi experiencia



By  Pablo Di Corrado     9:53    Etiquetas:,, 
Y finalmente me decidí y corrí mi primer Ultramaratón. Fue el sábado, en San Pedro, acompañado de mis amores (Nan y Fabri) y un gran amigo como asistente principal.
Pero la carrera no empezó el sábado, empezó mucho antes, creo que en diciembre de 2017, con esos fondos de 30 kilómetros en la plaza del barrio, o en enero con esos fondos de mas de 3 horas alternando caminatas, o en realidad... Esto empezó hace mas de 5 años cuando vi a un amigo correr su ultramaratón (de 24hs) en el Parque Sarmiento. 

Pasó mucho tiempo, once maratones y algunas otras cosas que hicieron que finalmente me sintiera preparado física y mentalmente para afrontar este nuevo desafío. En este tiempo, casualmente, ese amigo que vi aquella vez dar quién sabe cuántas "vueltas" en ese improvisado circuito afuera de la pista de atletismo del Parque Sarmiento se convirtió (aunque no quiera que yo lo diga) en mi entrenador. Y fue él, mi amigo y futuro compadre Pablo Luis Diaz, quien me dio la confianza necesaria semana a semana para afrontar esto.

Mis fans número 1. Socios incondicionales.
 
Y así llegué a San Pedro, tan preparado como asustado, tan motivado como cagado, pero con la confianza de que nada podía salir mal. La carrera consiste en recorrer un circuito cerrado de 952 metros tantas veces sean posibles durante 6 horas para sumar la mayor cantidad de kilómetros. Mi plan era "sencillo", correr 4 o 5 vueltas a ritmo maratón para luego caminar 2 minutos y de esa manera retrasar la fatiga todo lo que fuera posible. Así había hecho entrenando durante 5 solitarios fondos en los últimos meses y así había aprendido varias cosas.

El clima arrancó ideal, 20º, nublado... las primeras 2 horas fueron soñadas. Ver a mi mujer e hijo cada 952 metros me daba fuerzas, me motivaba y tener a mi amigo Nico en mi puesto de avituallamiento me daba tranquilidad de que ante cualquier inconveniente podía parar y tomar lo que necesitara. Esa seguridad no tiene precio, me dio mucha confianza y me hizo quizás pasarme de rosca las segundas 2 horas porque obviamente hasta ahí todas las sensaciones eran normales, lo había entrenado y el clima ayudaba. Así fue como llegué a 48 kilómetros en 4 horas y sintiendo que nada podía salir mal, haciendo cuentas en mi cabeza para calcular el ritmo ideal para llegar a mi objetivo máximo que eran 70 kilómetros.




Pero obviamente nada es tan facil, nada sale siempre como se planea, porque así es la vida, los maratones y también los ultramaratones. Justo después de las 4 horas el clima cambió, se despejo totalmente y el sol sumado a la humedad empezaron a hacer mas complicado correr. El desgaste empezó a sentirse y las 4 o 5 vueltas pasaron a ser 3, luego 2 y hasta en algún momento tuve que caminar después de cada vuelta. Lo importante era que yo sentía y sabía que el objetivo estaba logrado. Que cada paso que daba hacia adelante estaba sumando aunque sea un metro para convertirme en ultramaratonista.

Pasó una hora mas y ya estaba en 58 kilómetros, el objetivo de mínima ya estaba asegurado y cada vuelta que daba estaba mas cerca del final. Aparecieron amigos (Nancy y Alexis) para verme y darme mas fuerzas y en cada vuelta Fabri me "chocaba los cinco" dándome una energía incomparable. Ella, Nan, mi mujer me daba aliento a la vez que se las arreglaba para controlar que mi hijo no se metiera en el circuito y al mismo tiempo me sacaba fotos. Nunca me sentí tan acompañado en una carrera, el hecho de verlos ahi cada 952 metros sumaba y mucho. Recorrí cada entrenamiento de los últimos meses en mi cabeza, cada charla con Pablo Luis, cada beso con Nan y Fabri al salir a entrenar.


La energía renovada en cada vuelta con ese choque mágico.

Y de repente pasé por el arco y el reloj marcaba 05:55:14, ya estaba, solo quedaba una vuelta o lo que pudiera avanzar en menos de 5 minutos. Unos 800 metros después estaban ellos dos, mis amores, alentandome al costado y no pude evitar sumarlos en los últimos metros porque yo no podría hacer nada de esto sin su apoyo incondicional. Así fue que terminamos los 3 corriendo hasta que se cumplieron las 6 horas y nos fundimos en un abrazo, el mejor premio después de tanto esfuerzo.
El objetivo estaba cumplido: ya era UltraMaratonista!




Asistente de lujo.

About Pablo Di Corrado

Soy Diseñador Gráfico de la UBA y corredor amateur desde 2008. Maratonista desde Buenos Aires 2011. Me enamoré de la distancia y sueño con recorrer el mundo de maratón en maratón. Mi primer gran objetivo es correr las 6 World Marathon Majors. En 2016 entré por sorteo y corrí el Maratón de New York, en 2017 tuve la misma suerte para el Maratón de Berlín donde clasifiqué con mi tiempo para correr en 2018 en Chicago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate