Seguinos

Crónica: Maratón de Malvinas ARGENTINAS



By  Pablo Di Corrado     8:09    Etiquetas:,, 


Un conocido la corrió el año pasado y me despertó curiosidad. Tenia 12 años cuando pasó lo que pasó y eso despertó en mi unas desenfrenadas ganas de ir y conocer el lugar. La carrera era la excusa ideal, como la gran mayoría de mis viajes. Me tomo el running como una actividad meramente recreativa,rara vez corro con reloj,no me tomo el ritmo de las pasadas y no registro en mi memoria mis Pbs. Y si en el medio de una carrera tengo que parar para sacar fotos, y eso "perjudica"mi tiempo, lo hago sin dudar. Dicho esto, encaré mis primeros 42 km de asfalto nada más y nada menos que en las Islas Malvinas.El hecho de correr era ampliamente superado al enterarme que dentro del grupo con el que iba a convivir unas semana, había 8 ex-combatientes.Realmente no me preparé de la mejor manera,la carrera fue a mediados de Marzo,con lo cual los altos fondos que debí haber metido durante Diciembre y Enero se transformaron en módicas salidas de 20 a 22 k, como mucho.Me motorizaba más la ansiedad de pisar esas tierras tan caras a nuestros afectos, que la carrera en sí

En Ezeiza conocí a la gran mayoría de mis compañeros, los amateurs  que íbamos a correr los 42 km, y a los soldados que también iban a correr, pero en la otra modalidad que permitía la carrera, en postas de 10 km.Volamos a Santiago, Chile, y de allí a Punta Arenas donde hicimos noche, para viajar al día siguiente a las Malvinas.A las islas por el momento se viaja solo una vez por semana desde el continente, los días sábados, por eso llegamos el día 17, la carrera fue al otro dia, y nos fuimos recién el 24, todo en Marzo

Llegamos a la residencia, que hizo las veces de hotel.y en el reparto de las habitaciones, me tocó como compañero de cuarto, a quien sería el ganador de la carrera, Facundo Reales, un pibe humilde del GBA, de Moreno, que había llegado hasta allá, porque había ganado los 10 km de Lanús, que tenía como premio el participar de esta carrera.Merendamos, cenamos enseguida unos fideos y nos fuimos a dormir ya que al otro día había que correr.
Ese domingo nos levantamos y fuimos caminando las casi 10 cuadras que separan la residencia de la puerta del Banco Stanley,el principal auspiciante de la maratón. Eramos pocos, menos de 90 corredores en total, argentinos, algunos chilenos y kelpers. Era francamente conmovedor y hasta tierno ver a los ex combatientes y veteranos de guerra con sus prominentes abdómenes estar en apostados en la línea de largada.

Había hecho 3 veces 42km de montaña. pero era la primera vez en un circuito rutero y de asfalto como este. Me habían hablado del viento, pero jamás pensé que sería un actor tan principal. Como les dije antes, corrí sin reloj, No me interesaba el tiempo, ni el ritmo. Había leído que el circuito incluía varios de los montes donde hubo combates cuerpo a cuerpo en la guerra y la idea era poder disfrutar de ellos y hacerme todas" las películas posibles" en mi cabeza.

Arrancamos y me primera sorpresa, mezclada con una gran cuota de impotencia,fue cuando leí el cartel de 3. Lo primero que pensé fue."Recién 3 km????". Estaba seguro que había hecho casi el doble, hasta que uno de los nuestros que venia atrás mio me dijo que la carrera estaba medida en millas (0.60 milla por km).
Una vez había leído que lo que el viento en contra te saca jamás lo recuperás con el viento a favor. Y así fue, del km 5 al 15 fue con una leve brisa a favor, pero nada determinante como para hacerlo valer en el tiempo final, pero al girar en "U", y hacer del km 15 al 30, puedo asegurar que transité los perores 15 km de mi vida. Después me enteraría que las ráfagas de viento superaban los 60 km/h. Y si a eso le sumamos mi inoportuno rompevientos, llegamos a tener un lindo cóctel de todo lo "malo" que podía pasar. 
Durante todo el recorrido estuvieron los chicos de Puerto Argentino/Stanley, para ellos (los kelpercitos) que nos daban agua y palabras de aliento, en inglés, por supuesto, Me crucé un par de veces a los veteranos que hacían postas y creí en mas de una oportunidad ver lágrimas que emanaban de sus ojos al pasar por ciertos lugares icónicos de las Islas.
Los últimos 12 fueron algo mas tranquilos ya que volvimos a tener algo de viento a favor y con buenas bajadas ruteras.
A 500 metros de la llegada ví a mi compañero de cuarto ya bañado y dándome palabras de aliento. Después me enteré que llegó 1h 30´ antes que yo.Lo felicité, nos abrazamos y luego almorzamos juntos. No elongué como correspondía ni hice el regenerativo correspondiente al día siguiente. Quizá los siguientes 3 días de trekking por los montes hicieron las veces de todo lo no hecho y eso hizo que mágicamente el ácido láctico haya estado en mi cuerpo no más de 12 hs.

Al otro día fuimos a conocer el cementerio de Darwin donde están las tumbas de los soldados argentinos muertos en combate. Quizá ahí se vivieron los momentos mas emocionantes del viaje, ver a los ex-combatientes llorar a los suyos fue algo que debía aflojarle las piernas hasta el más insensible de los insensibles

Los días siguientes caminamos por los montes Longdon, Harriet,el Tumbledown,el Williams y el valle Dos Hermanas. Allí encontramos,36 años más tarde, restos de una guerra absurda, como zapatillas, borceguíes, pilas, cables telefónicos,latas, y hasta el esqueleto de una cocina industrial.
Al otro sábado hicimos el mismo camino a la inversa, volamoss a Punta Arenas, hicimos noche, y al otro día partimos a Santiago, y desde allí al Aeroparque.
Al llegar, una de las mayores sorpresas: familiares de todos los ex combatientes nos estaban esperando en el hall del aeropuerto para gritar por Argentina, por las Islas y cerrar con un grito bien fuerte:" VIVA LA PATRIA"

About Pablo Di Corrado

Soy Diseñador Gráfico de la UBA y corredor amateur desde 2008. Maratonista desde Buenos Aires 2011. Me enamoré de la distancia y sueño con recorrer el mundo de maratón en maratón. Mi primer gran objetivo es correr las 6 World Marathon Majors. En 2016 entré por sorteo y corrí el Maratón de New York, en 2017 tuve la misma suerte para el Maratón de Berlín donde clasifiqué con mi tiempo para correr en 2018 en Chicago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate