Seguinos

Crónicas: Media Maratón de Chile



By  Pablo Di Corrado     10:02    Etiquetas:,,, 
Acepté una vez más otra invitación de mi esposo Pablo Naymark Qué te parece si viajamos a Santiago de Chile a correr la media maratón? Sería un viaje breve, cerca, en familia, con amigos y la distancia que más disfruto correr! La idea me gustó. Y allí, un nuevo objetivo en mente: correr y placer.



Hablé con mi entrenador Juan Pablo Pérez de Potencia Aeróbica y me armó un plan de entrenamiento que cumplí entrenando 3 veces por semana y haciendo fondos los días domingos.
Llegó el día del viaje, como siempre, viajo con muy poco equipaje (que habitualmente arma Pablin) y volamos el viernes hacia Chile, nuestro país hermano.
Había viajado solo una vez, un viaje corto pero tuve la oportunidad de conocer la casa de Pablo Neruda en Isla Negra. Una visita inolvidable, con interesante y hermosa audio-guía en español recorriendo la casa del gran escritor chileno con vista a los acantilados del océano Pacífico.
Lugar de ensueño a pocos km de Santiago de Chile muy recomendable. Ya en Chile, nos encontramos con amigos, exquisita cena y al otro día recorrimos la Expo. Una muestra de nivel internacional: retiro del número y la remera en pocos minutos con el nombre inscripto sobre el BIB; gran cantidad de prolijos stands con marcas de primer nivel; posibilidad de participar de pruebas con premios y tomas fotográficas.
Paseamos por Santiago de Chile, cena de pastas para la habitual carga de hidratos, abundante hidratación durante todo el día y a la “cucha” tempranito, habiendo dejado toda la vestimenta lista para la carrera.




El domingo 08/04/2018 nos levantamos temprano para poder iniciar la ceremonia pre carrera (baño…, ducha, vaselina por todo el cuerpo, trenza en mi largo cabello, continuar con la hidratación, desayuno sin innovaciones) y partimos caminando con amigos hacia la largada.
Día con condiciones climáticas ideales, temperatura de 14 grados (fresquito) y sin viento. Por suerte contábamos con Magalí (amiga) y mi pequeña hija de 9 años Sol quienes además de alentarnos nos asistieron con la ropa: guardarropas móvil y a disposición.
¿Qué me sucede durante la espera para la largada? Es el día de hoy que sigo cuestionándome cual es la magia de las emociones. Pensaba correr a ritmo, sin buscar nueva marca y disfrutando. Pero, la adrenalina que me invade durante la entrada en calor, la alegría de sentir que soy una privilegiada al poder estar ahí, el estar frente al Palacio de la Moneda (lugar defendido por el presidente Allende y que fuera bombardeado por el Ejército durante el golpe del 1973), poder compartirlo con familia y amigos; hace que coloque mi reloj en 00:00 y luego del canto de los corredores chilenos: dámela CHI, dámela LE, CHILE CHILE CHILE , los aviones a chorro representando los colores de su bandera en el diáfano cielo y el cañonazo de largada; comencé a correr con la endorfinas a tope. ¡Y se largó!
Sabía que la altimetría de la carrera era diferente a otras medias maratones. Pablin me había contado que tenía una agradable sorpresa al final. Nada más, pues era una sorpresa.
Arrancamos por la avenida O’Higgins en descenso (desnivel negativo) durante 2 km que sirvieron para ir acomodando el paso. Luego subimos levemente sin casi darme cuenta, durante 13 km. Solo sentí que no podía sostener en paso alocado del principio. Pasamos por el
Barrio Militar, el Mercado Central y Estadio Nacional rodeados de mucha gente alentando nuestro paso. De fondo, detrás de un suave manto de smog, podía ver las montañas. El sol nos acompañó todo el día calentando el recorrido. Sin darme cuenta, llegamos al km 15 y se escucha la voz de un espectador diciendo: ¡vamos, ya viene la bajada!
Y ahí estaba, en el km 16 comenzó la agradable y hermosa sorpresa. Bajada infernal entre árboles otoñales, un río a nuestro lado (Mapocho) y un corredor en silla de ruedas al que habíamos pasado en la subida diciendo: “les había advertido que se apuraran en la subida, porque la bajada era mía”. Y así fue, a pesar de estar corriendo mis mejores 5km, como si fuera una gran “pasada”, el atleta en silla de ruedas nos pasó como parados, gritando
desaforadamente: les dije, les dije…la bajada es mía (a pesar de venir con la rueda delantera “pinchada”)
Y no lo podía creer, seguía bajando y bajando sin querer parar en la hidratación, seguí corriendo. Sonriendo, alegre y feliz de esa linda y placentera sensación de llegar corriendo con el paso firme, acelerado y largo; llegué.



La desconcentración fue perfecta, caminata de 600 metros aproximadamente en orden, recuperando la frecuencia cardíaca donde recibimos la medalla; Bella, tallada y grande. Me quedé por unos instantes mirándola, la vi hermosa como la carrera.
Se habló de una carrera sustentable. Ese día se corrieron 10, 21 y 42 km y éramos más de 30.000 corredores. Me llamó la atención la entrega de Gatorade (sin tapa y abierta en el momento). Pedí una cerrada. Me respondieron que era una Carrera sustentable y las tapitas se reciclarían. Otro detalle para copiar.
Para seguir disfrutando: el abrazo de mi hija, esposo y amigos.
Elongación suave, fotos, regenerativa caminata de regreso, ducha y sandwich “sanguchazo” exquisito.
Para despedirnos de Santiago de Chile, escalamos y recorrimos el Cerro Santa Lucía (Llamado Huelén por los nativos de la zona, fue en sus faldas donde el conquistador Pedro de Valdivia estableció su campamento antes de fundar Santiago de la Nueva Extremadura).
Inolvidables 21 km, para terminar sonriendo.
Gracias, gracias y nuevamente gracias! A mi entrenador, familia y amigos
¡Estoy viva!

Firmado: Silvina Adriana Ciocale
Fecha de nacimiento: 15/10/68
Corredora amateur, 49 años, madre de 3 hijos, casada y profesión: ginecóloga y obstetra.
Team: @potecia_aerobica_team

About Pablo Di Corrado

Soy Diseñador Gráfico de la UBA y corredor amateur desde 2008. Maratonista desde Buenos Aires 2011. Me enamoré de la distancia y sueño con recorrer el mundo de maratón en maratón. Mi primer gran objetivo es correr las 6 World Marathon Majors. En 2016 entré por sorteo y corrí el Maratón de New York, en 2017 tuve la misma suerte para el Maratón de Berlín donde clasifiqué con mi tiempo para correr en 2018 en Chicago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Follow by Email

Translate